Paso del Sapo y Gualjaina: fortalecimiento de la cadena de valor de los recursos vitivinícolas

El proyecto busca diseñar y desarrollar un proceso productivo de vides de baja escala y alto valor agregado que incluya las etapas de replicación, cultivo y procesamiento del vino, en el valle medio del Río Chubut.

 

Funcionarios de la Secretaría de Ciencia, Tecnología, Innovación Productiva y Cultura de la Provincia visitaron en la localidad de Paso del Sapo las instalaciones de Bodega Los Robles, donde se lleva a cabo el “Proyecto de Crecimiento y fortalecimiento de la cadena de valores de los recursos vitivinícolas en el valle medio del Río Chubut”. Se trata de un proyecto que el organismo local presentó ante la línea (PFIP-ESPRO)  del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT).

El proyecto está enfocando en el diseño y desarrollo de un proceso productivo de vides de baja escala y alto valor agregado que incluya las etapas de replicación, cultivo y procesamiento del vino además de desplegar un centro experimental de producción vitivinícola a escala comercial con aplicación del método de agricultura ecológica biodinámica impulsando una experiencia de producción y comercialización conjunta, que promueva el desarrollo sustentable de los productores pertenecientes a la asociación Rincón de los Leones en la región Media del Río Chubut. Durante el mes de febrero se realizó con mucho éxito la vendimia en la bodega de Paso del Sapo.

En paralelo se trabaja para alcanzar el desarrollo en el campo de la biotecnología, con el objetivo de replicar plantines de vides. Esto se trabaja en la escuela N° 780 de la localidad de Gualjaina, acentuando la diversificación de matriz productiva de la meseta central de la provincia.

El proyecto es el resultado del trabajo interdisciplinario que viene realizando en distintos proyectos la Secretaría de Ciencia y Cultura con instituciones científico-universitarias, organismos gubernamentales y privados. En este caso, participa la Bodega Los Robles, la Escuela N° 780 de la Localidad de Gualjaina, la escuela N° 34 de Paso del Sapo, el Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP), los municipios de Gualjaina y Paso del Sapo y el Gobierno del Chubut a través de la Secretaría de Ciencia y Cultura.

En este marco, la subsecretaria de Innovación Productiva, María Paula Alvarado, aseguró que “este proyecto aporta a la Provincia grandes beneficios, porque permite la diversificación de su matriz productiva, por un lado, y la transferencia de conocimiento a la comunidad educativa de la región, por el otro”.

A su vez, la funcionaria enfatizó que “genera un impacto positivo a nivel regional por promover el agregado de valor a la materia prima local y por el salto de calidad de un proceso que busca alcanzar un producto de alta gama.”

El costo total del proyecto es por el monto de $6.438.600, de los cuales el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología aporta $4.500.000 previsto en tres desembolsos, habiéndose transferido ya el segundo desembolso, con el que se realizaron diferentes modificaciones de mejora en la infraestructura que se definieron en esta etapa.

 

En la misma se utilizó mano de obra local y las compras fueron realizadas en la zona. Además se continuó con la adquisición de equipamiento para la mejora del proceso productivo.

Productores del VIRCh avanzan con proyecto de producción forrajera

En el marco del Programa del Ministerio de Agroindustria de la Nación para el Desarrollo Rural Incluyente (PRODERI), ejecutado por CORFO Chubut, la agrupación de productores ganaderos del Valle Inferior del Río Chubut “El desafío” avanza con el proyecto de aumento de la productividad forrajera de chacras bajo riego.

El objetivo del proyecto es incrementar la rentabilidad de la actividad ganadera a través del aumento de la productividad de las pasturas. Incluye fondos para adquisición de insumos, siembra de recursos forrajeros y aplicación de tecnología, además del acompañamiento de técnicos de CORFO a campo, y capacitaciones en temáticas específicas de planificación forrajera y su utilización.

Se trata de 13 familias representadas en su mayoría por jóvenes productores de las localidades de Gaiman, Dolavon, 28 de Julio y Rawson.

Desde CORFO, organismo presidido por Hernán Alonso, destacan la presencia de los jóvenes con capacidad para incorporar  los cambios técnicos en la forma de producción y el manejo de los recursos agua y suelo, no sólo para generar mayores ingresos, sino para tender a sistemas productivos más estables y de menor riesgo.

“El desafío”

El productor de Bryn Crwn, Miguel Fernández, indicó que el objetivo es poder sistematizar el suelo y  tener comida para alimentar los animales: “Creo que es importante agruparse porque a su vez uno encuentra gente que, más allá que vivan en este valle, no los conocía y sirve para poder discutir ideas. Las ideas de los jóvenes son renovadoras”.

“En lo individual me sirvió para poder arreglar un pedazo de tierra que tenía deteriorado, el  año que viene empezaremos a tener algún fruto porque se hizo un trabajo grande, me sirve para fortalecer mi capital”, agregó.

Por su parte, Daniel Filiponi de la zona de Bryn Gwyn, destacó la el kit y la capacitación que recibieron en alambrado eléctrico: “vi un impacto en mi producción por el uso del alambrado eléctrico y la capacitación, he podido hacer mejor uso de la pastura y los recursos que tenía, con más eficacia. Juntarnos, armar un grupo, el subsidio y la capacitación que recibimos, fue muy bueno”.

Asimismo, Mariel Hughes, destacó la llegada de fondos “es una manera de seguir produciendo, la nivelación y sistematización son costos muy altos para los pequeños productores. En mi caso sirvió para poner en producción una parte de mi chacra”.

Su par, Edgardo Thomas explicó que “el cerco eléctrico nos ayudó al bolsillo, saqué más fardos, tenía mucha alfalfa vieja y el año que viene también va a estar bueno. La cantidad de pasto que te da es buenísimo, ayuda a los animales que tiene más comida, más verde en invierno. Vino muy bien el subsidio” y agregó que juntarse con otros productores “aprendes con otros chicos, intercambias ideas, y ayuda en lo económico que es lo que más cuesta”.

Subsecretaría de Información Pública de Chubut