Producción Ovina: Lana vs Carne

ROQUE GONZÁLEZ
Médico Veterinario
———————————————————-
Centro Reproducción Patagónica
“La Ercilia” Arroyo Pescado – Dpto Futaleufú – Chubut

Comparte esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Limitaciones ambientales

 

Existe una creencia  que para producir carne ovina hay que necesariamente disponer de un pastizal privilegiado con condiciones ambientales especiales.

Sin duda que en el mejor ambiente se produce más, no obstante es factible producir eficientemente en lugares promedio. Si requiere tener  atención y cuidado en la estimación del manejo nutricional (adecuada carga animal) y sanitario.

Prueba irrefutable de ello es que a mediados del siglo pasado existían frigoríficos  patagónicos importantes en los puertos desde donde se exportaba ingentes cantidades de corderos, capones y ovejas refugo. Hay que resaltar que estos excedentes salían luego de satisfacer la demanda interna que en aquellos años era más que importante que ahora, cuando el consumo de carne vacuna era casi marginal.

La actividad floreció durante la 2da guerra mundial, hacia fines surgió un diferendo de balanza comercial con Inglaterra, y por diversos brotes de fiebre aftosa se derivó hacia otros mercados. La logística para abastecer estos frigoríficos era rudimentaria en aquella época, no existían los camiones jaulas ni las rutas actuales, casi todo se hacía por arreo. Por ello la mayor parte venia de la meseta y costa patagónica.

Considerando que la sequía y los predadores  afectan la eficiencia productiva hay estrategias para minimizar actualmente los efectos negativos  de estos problemas. Un correcto manejo del pastizal y suplementaciones estratégicas nos defienden ante la falta de lluvias. Hay disponible diferentes tecnologías para bajar el daño por predadores, los perros pastores protectores del ganado dan buenos resultados, existiendo varios criaderos coordinados por el INTA.

Existe hoy  una baja considerable en los porcentajes de señalada regionales, hecho determinante de la baja tasa de extracción regional actual. Una forma efectiva de subir la señalada es mediante el efecto de los cruzamientos (heterosis o vigor hibrido). En cada cruzamiento se puede aumentar la señalada en un 20%, con dos de ellos es dable superar el 100% en condiciones a campo.

Otra creencia corriente  entre los productores, es que en estos sistemas con mejores señaladas (10-25% de melliceras) los mayores requerimientos de sus animales podrían fallar en los campos extensivos, donde se supone su oveja corriente es más eficiente por tener mayor “rusticidad”.  La hipótesis sería que la oveja  prolífica gana en el valle ante la rustica, invirtiendo esta ecuación en el campo extensivo. Este efecto, conocido como interacción genotipo-ambiente ha sido estudiado, y se concluyó su inexistencia en caracteres de importancia productiva (% de destete, peso de vellón, peso corporal). En síntesis el ranking de performance productiva entre animales nacidos en el mismo campo, no varía según sea este bueno, regular o malo.

La mejor herramienta para aumentar rápidamente la señalada es la cruza entre razas diferentes. La más utilizada sin dudas es la corriedale con excelentes resultados en mejora de señalada y calidad de la res. El poll merino es otra opción importante para mejorar la calidad de la res. Más recientemente se utiliza profusamente el sistema  mmp (merino multipropósito), el merino alemán (dhone merino), el karakul,  el poll dorset y el texel (inta aldea escolar) entre otras.

Una doble cruza sobre vientres merino, primero con border lecester y la hembra f1 cruzada con hampshire down como cruza terminal permite señalar más del 100% con reses de gran calidad.

Todas estas opciones están  disponibles en la Patagonia hoy día, siendo esperable que en el mediano plazo se incrementen los excedentes y con ello la tasa de extracción regional, recuperando opciones productivas tradicionales.

Roque González

Med Vet

Centro Reproduccion Patagonia

“La Ercilia” Arroyo Pescado

Dpto Futaleufú   – CHUBUT